La energía no renovable es la energía que nos aporta la naturaleza. Estas son agotables en determinados periodos de tiempo. Cuando la energía producida por estas fuentes se agota, no puede ser recuperada ni sustituida por otras.  En la actualidad el uso de este tipo de energías se produce con mayor rapidez que su regeneración.

Tipos de energías no renovables


Existen principalmente dos tipos de energía no renovable, estos son: Los combustibles fósiles y la energía nuclear. Dentro de los combustibles fósiles pueden clasificarse varios tipos: El petróleo, el gas natural y el carbón.

 Combustibles fósiles

Estos, se encuentran formados por animales o plantas en descomposición durante multitud de años. Actualmente se sitúan en la cumbre de la producción industrial y de los diferentes tipos de transporte. Cada vez es más común que se empleen energías renovables, no obstante, estas conforman una gran parte de las energías utilizadas a nivel mundial.

La obtención de la energía a partir de los combustibles fósiles se lleva a cabo mediante la cremación de los mismos.

Se pueden desglosar los combustibles fósiles en tres elementos:

Petróleo

El petróleo se sitúa como una de los recursos energéticos más importantes. Este tiene su origen en la putrefacción de animales o grandes cantidades de placton acumulado en el fondo del mar.

Para obtener el petróleo se llevan a cabo procesos bastante complejos, que no pueden realizarse por cualquiera. Únicamente grandes empresarios o empresas dedicadas a la extracción del mismo pueden llevar a cabo su obtención.

El petróleo, actualmente presenta multitud de utilidades, a partir de este se pueden generar diferentes compuestos y productos conocidos, entre estos se encuentran: La gasolina, el queroseno, gas butano y propano, los gas-oils, fuel oils, lubricantes utilizados como engrasantes, parafinas, betunes, etc.

En la actualidad, el único método fiable para la extracción de petróleo es el mecanismo de sondeo. Dentro de este existen diferentes técnicas como puede ser la perforación rotatoria.

Gas natural

El gas natural se produce por una combinación de distintos elementos, aunque su principal composición es el metano, este está formado también de distintos hidrocarburos, como pueden ser el butano, etano, propano, etc. presenta componentes como el metano, butano y nitrógeno. Tiene su origen en los fósiles.

 Es la energía no renovable que permite de algún modo respetar el medio ambiente. El gas natural puede encontrarse en combinación con el petróleo, si se encuentran unidos en el mismo lugar, o por el contrario puede aparecer solo en unión con otros componentes.

Hasta hace relativamente poco tiempo este gas no era empleado como una fuente de energía, si no que se desechaba junto con otros sobrantes, debido a su dificultad para ser trasportado y almacenado.

  

Carbón

El carbón pertenece a la familia de las piedras sedimentarias, estas son pequeños trozos que por fuerzas de la naturaleza han sido desgastados y que se van acumulando creando capas. Estas piedras se encuentran compuestas, al igual que en los demás casos de restos orgánicos.

En el caso del carbón, el material que se acumula formando este tipo de piedras está compuesto de elementos vegetales, tales como plantas, restos de hojas, madera, etc.

Los componentes principales del carbón son el oxígeno, hidrógeno y el carbono. Durante el proceso, en este caso se transforman los dos primeros (oxígeno e hidrógeno) en más carbono, que pasa a ser el elemento principal de este. Dentro de sus utilidades, se destaca la de combustible

Existen diversos tipos de carbón, que pueden diferenciarse por la calidad que posee cada uno. Entre los tipos de carbón existentes se pueden encontrar: Turba, Lignito, Hulla y Antracita, ordenados de peor a mejor calidad de carbones.

Energía nuclear

La energía nuclear tiene su origen en la energía que se produce en el interior de los átomos,  que se componen como los cuerpos más diminutos existentes. Estos se encuentran formados por protones y neutrones. Bien, pues la energía nuclear es la que hace que estos dos elementos se encuentren pegados dentro del átomo.

La utilidad que se le da a este tipo de energía, en su mayoría es la producción de electricidad. Ahora bien, esta energía para poder ser utilizada debe pasar por algunos procesos que permiten que sea liberada. Estos procesos son: La fusión nuclear y la fisión nuclear. La primera de ellas consiste en la liberación de energía mediante la combinación de átomos, así llega a crearse un átomo mayor.

En el caso de la fisión nuclear, lo que ocurre es lo contrario. En este caso, los átomos en vez de unirse, se separan permitiendo la creación de átomos más pequeños. Durante este proceso de separación, se crea la energía. Las centrales nucleares, por ejemplo, utilizan este método para crear electricidad.

Como se ha expresado, normalmente este tipo de energía se utiliza para generar electricidad, pero no se encuentra exenta de otros usos: Medicinales o para crear masacres militares como fue el caso de la bomba atómica, entre otros.

Mas tipos de energía



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Sandra Laguna.
Fecha de publicación: Febrero 1, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: