Se denomina como fertilizante a cualquier tipo de material orgánico o inorgánico que puede ser de origen natural, químico o sintético que se le añade a los suelos con el fin de proporcionarles los nutrientes necesarios que proporcionan un rápido y adecuado crecimiento de las plantas.

Los nutrientes encontrados en los fertilizantes se clasifican en 3  grupos: Macronutrientes, nutrientes secundarios y micronutrientes.

  • Macronutrientes: Nitrógeno (N), potasio (K), fósforo (N).
  • Nutrientes secundarios: Azufre (S), magnesio (Mg) y calcio (Ca).
  • Micronutrientes: El cobre (Cu), boro (B), manganeso (Mn), hierro (Fe), Níquel (Ni), Zinc (Zn), molibdeno (Mo) y cloro (Cl).

Los fertilizantes se utilizan para evitar o reponer la falta de nutrientes, aumentar la producción en las plantas y para mejoramiento sanitario de las plantaciones.

Los fertilizantes sintéticos o químicos pueden tener efectos perjudiciales para las plantas, animales, medio ambiente y para los seres humanos. El uso excesivo de fertilizantes nitrogenados descompone la materia orgánica y estimula el crecimiento de bacterias. Por otro lado, los fertilizantes que contienen sodio pueden provocar que el suelo se endurezca (de manera parecida al concreto) dificultando la aireación y el drenaje en los cultivos.

Otro efecto adverso del uso de fertilizantes es la alcalinidad, la cual es provocada por el uso indiscriminado de sulfato de amonio y nitrato de calcio, lo que provoca un desbalance en el pH, y si éste es muy alto o muy bajo, los nutrientes esenciales del suelo no estarán disponibles.

Tipos de fertilizantes


Fertilizantes orgánicos

Son un conjunto de materia orgánica que se preparan naturalmente mediante la acción del sol, el agua, el aire y algunos microorganismos y que, dependiendo el tipo de abono que se quiera preparar, se realizan procesos de fermentación o descomposición de la materia.

Los factores a contemplar para la realización y correcto uso de los fertilizantes orgánicos son: temperatura, acidez, aireación y humedad.

Estiércol

Es una mezcla de materias orgánicas en estado de descomposición o ya descompuestas que se utilizan para abonar los suelos. También se le llama así al excremento de origen animal.

El estiércol se puede obtener de diferentes fuentes, tanto humana como animal (caballos, vacas, borregos, ovejas, murciélagos, gallina, etc.).

Compost

Este es el tipo de fertilizante que se obtiene aprovechando la descomposición de materiales como hierba, césped u hojas. Este tipo de fertilizante se utiliza para regenerar la colonia microbiana existente en los suelos y mejorar la composición química de la tierra en la que se siembra.

Turba

Es un tipo de fertilizantes procedente de la acumulacion de material organico y se puede preparar cuando la cantidad es mayor que la mineralización, es decir, cuando la cantidad de materia orgánica es tal que las condiciones para el proceso natural de biodegradación se hacen desfavorables en medio de humedad y con muy poca oxigenación, por lo que la materia orgánica no se descompone totalmente, sino de manera parcial. Existen 2 tipos de turba, la negra y la rubia.

Abonos químicos

Son aquellos fertilizantes fabricados tomando en cuenta los elementos químicos necesarios para el crecimiento rápido y saludable de las plantas. Los abonos químicos cuentan con la particularidad de que se hacen teniendo en cuenta la necesidad de cada tipo planta a la cual se le va a aplicar.

  

Hay que tener en cuenta que el abuso en el uso de este tipo de fertilizantes pueden provocar graves daños y empobrecimiento del suelo.

Los abonos químicos se pueden encontrar en diferentes presentaciones:

Fertilizantes líquidos

Son aquellos que se encuentran mezclados con agua y alcanzan una gran uniformidad y rendimiento porque son rápidamente absorbidos por las plantas. Se aplican antes o después de la siembra y se dividen en mezclas y soluciones.

Bastoncitos

Son una especie de clavo que se introducen en el suelo. Las plantas se alimentan durante meses de los nutrientes contenidos en dichos bastoncitos.

Granulados

Tienen forma de partículas con tamaños que oscilan entre 1 a 4 mm. Es el tipo de fertilizante de más bajo costo pero su aplicación es más periódica que los demás. Las plantas absorben gradualmente los nutrientes de los fertilizantes granulados y este se añade al cultivo de manera manual o con maquinaria especializada, haciendo mas cómodo el proceso de riego.

Soluble en agua

Este tipo de fertilizante se aplica al cultivo mientras se desarrolla el proceso de riego por lo que los nutrientes son absorbidos inmediatamente por las raíces de las plantas.

Fertilizante universal

Es un complejo nutritivo que se caracteriza por su alta asimilación y está desarrollado para aportar todos los nutrientes necesarios para obtener una rápida respuesta de crecimiento y floración de las plantas, no importa en qué condiciones, por lo que se puede utilizar tanto en terraza, jardines y en plantas de interior.

Hay que tener especial cuidado con el uso de los fertilizantes en las plantas, ya que una inadecuada aplicación puede causar daños irreversibles o a largo plazo en los suelos de cultivo.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Revista educativa MasTiposde.com.
Fecha de publicación: Febrero 13, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: