El ladrillo es uno de los materiales tipo cerámica o arcilla cocida más antiguo que se viene utilizando en el sector de la albañilería. Se distingue por su forma de prisma rectangular, y por sus propiedades que le hacen tener una excelente resistencia a la compresión. También se distingue por sus cualidades de aislamiento acústico y térmico.

Con este material hecho de masa de barro cocida se logra levantar perfectamente cualquier muro o estructura.

Este material es muy versátil, estable y duradero, siendo fabricado con cerámica roja mezclada con otros elementos. Generalmente suelen tener un espesor que oscila entre los 4 y los 27 cm.


Tipos de ladrillos


Ladrillo hueco

Es el ladrillo que se emplea para la construcción de paredes que no tienen que aguantar cargas que no superan el propio peso de los ladrillos.

Ladrillo común

A diferencia del hueco, este si llega a  resistir una carga mayor que su propio peso. Es un tipo de ladrillo macizo.

Ladrillo macizo

Es un ladrillo que presenta un excelente acabado por la forma en que es elaborado, sea a través del prensado o por extrusión. Estos tienen dimensiones exactas.

Ladrillo macizo con cazoleta

También se llama ladrillo con rebaje. Es el ladrillo empleado para resguardar mortero y para usar con tabiques con juntas de poco espesor, con llagas o sin juntas.

Ladrillo refractario

Estos ladrillo son ideales para construcciones situadas en espacios donde usualmente se genera fuego o que siempre la temperatura es muy alta. Está compuesto por los mismos materiales que un ladrillo tradicional pero presenta diversas proporciones en cada contenido. Es de gran utilidad para la fabricación de chimeneas y de calderas.

Ladrillos de adobe de tierra

Tipo de ladrillo elaborado en base a barro crudo. Es el más antiguo de todos y es muy empleado en construcciones rústicas, precarias y en la bio-construcción, ya que tiene excelentes propiedades de aislación térmica.

Ladrillo cocido de tierra

También llamado ladrillo de tejar. Elaborado con arcilla o con tierra de una forma artesanal. Presenta diversas dimensiones que son establecidas acorde a las normas y al país. Todas sus caras están rústicas y no poseen perforaciones.

Ladrillo perforado

Este tipo de ladrillo se distingue porque presenta diversas perforaciones que superan el 10 por ciento de su superficie . Si las perforaciones son menos de este por ciento se le llama ladrillo macizo. A este también se le conoce como ladrillo liviano.

A través de estos ladrillos el concreto o mortero puede ingresar fácilmente debido a los orificios que posee, por ello es ideal para paredes ya que brindan una mayor resistencia.

Ladrillo perforado al canto

Este tipo de ladrillo es el que se suele emplear en la construcción de tabiques y de techos, los cuales logran disminuir la carga por ser huecos.

Ladrillo gresificado

También se le conoce como ladrillo clínker. Se elabora en base a arcillas que son cocidas a una alta temperatura, lo cual da a lugar un ladrillo con absorción de agua muy baja y con una densidad muy alta. Presenta un acabado esmaltado, gres y rústico.

Ladrillo hueco

Estos ladrillos presentan ciertas perforaciones tanto en la testa como en el canto, lo cual, hace disminuir el volumen y el peso del material empleado. Son ideales para usar en tabiques que no tienen que aguantar un gran peso.

Ladrillo cocido de arcilla

Es muy utilizado en diversas edificaciones, el cual se distingue por carecer de agujeros. Este se elabora en base a tierra que es cocida en hornos y trabajada de forma artesanal.

Ladrillo decorativos para piso

Son ladrillos con una excelente resistencia al tránsito y que brindan un toque de calidez en cualquier espacio. Se pueden colocar en jardines, terrazas, patios y en parques.

Su diseño y color es muy variado, permitiendo crear estilos sorprendentes en cualquier espacio.

Ladrillos decorativos para pared

Estos ladrillos son empleados en paredes donde ambas caras quedarán libres a la vista, por lo cual por sus características logran embellecer la estructura.

Tipos de ladrillos decorativos para pared

  • Ladrillo decorativo de pared estilo rústico: su uso es ideal cuando se quiere dar a las paredes tanto exterior como interior un estilo rústico. Se distingue porque sus bordes son imperfectos.
  • Ladrillo decorativo caravista: estos ladrillos se distingue por tener sus contornos bien definidos y en sus caras se muestran líneas. No requiere de terrajero  y luego de ser instalado se pueden dejar con su tono natural y mostrando su propia textura, o se puede jugar con el acabado pintádolos con esmalte para agregar brillo.



Créditos:

  • Autor: Equipo de redacción, Revista educativa MasTiposde.com.
  • Fecha de publicación: Enero 31, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: