La velocidad es descrita como una magnitud física que muestra la distancia o longitud recorrida por un objeto o un cuerpo en el tiempo, es decir, la prontitud o rapidez en la que se realiza un movimiento.

Con esta definición como base, se puede especificar que la velocidad de desplazamiento es la condición que permite realizar un determinado recorrido en el menor tiempo posible.

En referencia al ámbito deportivo, es producida cuando se recorre un espacio en un tiempo determinado con movimientos cíclicos, propios de una sucesión de acciones motrices similares y continuas. La velocidad de desplazamiento que se alcanza depende tanto de componentes fisiológicos como físicos y mecánicos, que interfieran durante la posición inicial del objeto y la final.

Este tipo de velocidad, también conocida como velocidad de traslación, es descrita por algunos autores, como uno de los tres tipos más característicos del deporte, junto a las siguientes:

  • Velocidad de reacción: hace referencia a la capacidad de responder, mediante un movimiento, en el menor tiempo posible una vez percibido un estímulo (suele presentar un tiempo comprendido entre 1 y 10 segundos).
  • Velocidad gestual, de ejecución o acíclica: capacidad de llevar a cabo uno o varios movimientos motrices concretos lo más rápido que se pueda.

La velocidad de desplazamiento, desde el punto de vista deportivo, se ve influenciada por dos factores principales:


  • La frecuencia de movimientos: la cantidad de veces que dicho movimiento se repite en un tiempo determinado. Ej.: los pasos que da por minuto una persona.
  • La amplitud de movimientos: cantidad de espacio que es recorrido en cada movimiento. Ej.: centímetros recorridos en cada paso.

Por último, aunque el concepto de velocidad de desplazamiento sea ya un tipo de velocidad en sí mismo, se pueden diferenciar otros tres sub-tipos dentro de él:

Velocidad frecuencial:

La habilidad de llevar a cabo movimientos repetitivos a una velocidad máxima frente a una resistencia baja. Este sub-tipo también es llamado velocidad de base o coordinación rápida. La fuerza muscular puede estar muy implicada en este proceso (superior al 30%), con lo que entraríamos en el ámbito de la fuerza de velocidad o explosiva; o no estarlo. Si el nivel de fuerza muscular utilizado es menos del 30% y los movimientos cíclicos se realizan de forma continuada y prolongada, el papel determinante lo tendrá la velocidad-resistencia.

Velocidad de aceleración:

También denominada velocidad de arranque. Hace referencia a la rapidez con que cambia la velocidad desde que el objeto o la persona se encuentra detenida hasta que alcanza la mayor velocidad posible durante el tiempo de desplazamiento. Este tipo de velocidad implica que la persona utilice mucha fuerza muscular en el procedimiento.

Velocidad-resistencia:

Es la capacidad de sobrellevar el agotamiento ante esfuerzos prolongados durante el mayor tiempo que sea posible.

Mas tipos de velocidad



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Revista educativa MasTiposde.com.
  • Fecha de publicación: Febrero 9, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: